¿Cómo elegir la bombilla LED adecuada?

Written by

Elegir la bombilla LED perfecta no es tarea sencilla, hoy en día existen en el mercado un sin fin de modelos de bajo consumo con formas, colores, dimensiones y potencias distintas; por este motivo, encontrar la bombilla que se adecue a nuestras necesidades en iluminación puede ser un proceso complejo.

¿Te sientes un poco perdido con la elección de la bombilla? No te preocupes, en este artículo  te contamos sobre las características que te ayudarán a decidir cuál comprar.

Lo que deben tener en cuenta al elegir una bombilla LED

1.-Casquillo o base

El casquillo es la parte metálica de la bombilla LED que permite el paso de la electricidad hacia los diodos luminiscentes (LED) de la fuente de luz; por tanto, el flujo de energía eléctrica que se genera permite encender la bombilla cuando esta se encuentra colocada en un portalámparas. En España los más usuales y comunes son los casquillos de rosca tipo Edison en sus diversas medidas (E10, E14, E27 y E40).

Para entender un poco mejor la nomenclatura, la letra inicial nos define el tipo de rosca, el número corresponde al diámetro en milímetros y por último, la letra pequeña nos indica el número de contactos que tiene la bombilla. Por ejemplo, el código E10, indica que el conector es tipo rosca y tiene un diámetro de 10 milímetros.

Tipos de casquillos más habituales

casquillos Bombilla LED

2.- Ángulo de apertura de la luz

Sin duda, este es un factor determinante a la hora de elegir el LED adecuado. El ángulo de la luz que proyecta la luminaria corresponde a la zona donde se concentra el 80-90% de su intensidad luminosa, dicha distribución determina su funcionalidad, es decir, una bombilla de ángulo cerrado (menor a 40º) proporciona una luz focalizada, lo cual es ideal para iluminar puntos concretos, como elementos decorativos, cuadros o vitrinas.  

Mientras que para iluminar grandes superficies como salas de estar o una habitación, debemos optar por elegir bombillas con un ángulo de apertura más amplio (120º), que garanticen una iluminación homogénea y sin sombras.

3.-Temperatura

Como se mencionó en el artículo anterior, la escala de la temperatura de color se mide en Kº y se refiere básicamente a las distintas tonalidades de luz que puede tener la fuente lumínica, según sea su temperatura diremos que tiene una temperatura u otra.

Dentro de estas tonalidades podemos diferenciar 3 tipos:

  • Blanco cálido, es un tono de luz tenue amarillo/naranja que provoca una atmósfera de relajación y confort. El rango de color de este tipo de bombillas se encuentra entre los  2700ºK a 3000ºK
  • Blanco neutro, la temperatura de este tipo de bombillas oscila entre los 4000ºK 4500ºK, proyecta una luz más intensa y su tonalidad se aproxima a la tonalidad de la luz natural.
  • Blanco frío, las bombillas con temperatura fría llegan a alcanzar los 6500ºK, tiene un tono azulado y se dice que su gran luminiscencia favorece la concentración, por lo que mayormente son utilizadas para oficinas y áreas de estudio.

4.-Potencia lumínica

Este concepto se refiere a la cantidad de luz que emite la bombilla, a mayor cantidad  de lúmenes más luz tendremos. Por tanto, es importante entender que los vatios solo nos indican el consumo eléctrico de la bombilla y que la cantidad de luz que emite una bombilla se mide en lúmenes.

Sin-título-1

¿La ventaja?… pocos vatios muchos lúmenes, lo que supone un ahorro energético en la factura eléctrica de hasta el 80%, por ejemplo un LED de 10W equivale a 800 lúmenes, esta cantidad de lúmenes equivale a utilizar una bombilla halógena de 60W.

Si tienes en cuenta estas consideraciones, encontrar la bombilla adecuada no será un problema, no esperes más para probarlas ¡No te va arrepentir!

Share This:

Article Categories:
Iluminación led
Menu Title